Saturday, August 18, 2007

VISTA EXPOSICION




EACC: Espai d´art contemporani de Castelló. Exposición del 8 de octubre hasta 20 de noviembre del 2005


LA MIRADA REFLEXIVA



La relectura de obras antiguas en contextos nuevos puede reforzar tanto la obra como el contexto, pero semejante hermenéutica no debe confundirse con la historia (1)

Nos adentramos en un mundo de imágenes; acechándonos en contra del inherente y humano placer visual. La mirada reflexiona en el intento posmoderno de perpetuar o exagerar el valor de ciertas obras de arte más o menos antiguas, mostrándonoslas en yuxtaposición con otras obras y fuera de sus contextos naturales. La entidad de las obras maestras se descontextualiza al enfrentarse contra la linealidad conservadora tan postulada por el historiador neoyorkino Clement Greenberg. No obstante, las obras, a la vez, y paradójicamente se tornan subversivas al adentrarse en nuevos contextos, como el espacio contemporáneo del que son igualmente rechazadas por este, desde su creciente y tecnócrata libertad tendente al conservadurismo de la heterogeneidad y sociabilidad.

La Mirada Reflexiva realiza un análisis a través de obras de grandes maestros como Zurbarán, Juan de Juanes o Ribera y de artistas contemporáneos como Robert Longo (Nueva York, 1953), Perejaume (Sant Pol de Mar, 1957),y Helen Sear (Malvern, 1955) ,en torno a las diferentes conexiones entre pintura y fotografía –el diálogo entre ambas disciplinas es una constante inevitable desde los comienzo de la fotografía, el placer pictórico en sí ha llevado a numerosos artistas a reflexionar sobre la convivencia y la apropiación histórica de esta plástica– mediante la aproximación y ruptura a una serie de discursos, donde se relee y avala esta tradición clásica para, finalmente, plantear que esa ruptura como tal termina hibridándose, sea cual sea el soporte que se utilice. Por ello, desde esta vertiente –pictórica– de la plástica artística, se establece un diálogo en torno a la transferencia de la pintura a nuevos soportes, medios de expresión que, a su vez, añaden al discurso del arte aquellos elementos que le son característicos.

1 Victor Burgin: “La modernidad en la obra de arte” en Ensayos, Gustavo Gili, Barcelona, 2004.



Pintura y fotografía ¿Dos medios enfrentados?




(1) (3) Robert Longo, Killing Time, 1995.
(2) Juan Ribalta, Crist en la Creu entre el Beat Bru i el Beat Birellio, 1596.


Por mucho que pese a Greenberg, Szarkowski y otros, los antiguos géneros se diluyen en la obra moderna / posmoderna para convertirse en un fragmento o recurso técnico de ésta.

Laura González Flores: Pintura y fotografía ¿Dos medios enfrentados? Gustavo Gili, Barcelona, 2005.

Signs and Symptoms



















Robert Longo
(1) Monroe, 1953B, 2003 (2)Untitled (December A), 2003 (3) Grable, 1948 B, 2003
Tales formas unen a un público a través de la representación simbólica, a un líder, un evento, un suceso, un lugar. A una historia y una realidad dadas. Que tales representaciones varíen en su significado no es una sorpresa; están ‘remodeladas’ en el tiempo y de país a país; lo que si es sorprendente es que tantos estados – sean fascistas, democráticos, capitalistas, comunistas – invierten por lo menos a nivel oficial en el mismo tipo de representación, el mismo modelo de lo histórico y lo real.

Hal Foster. “Signs and Symptoms” en Recodings, Bay Press, Seattle, 1985.

The Absence of Presence

Juan de Juanes, Davallament de la creu, 1550


He hecho referencia a la pintura como una tecnología que se ha sobrepasado; en si mismo, este argumento sería meramente un tecnologismo, una afiliación con lo nuevo, una tontería. Lo que quiero decir tiene que ver con el sentido del termino aparatus que va más allá de lo mecánico para incluir la institución y la psicología. (…) Resulta que es el caso que en la sociedad occidental contemporánea crecemos con y dentro del imaginario fotográfico (…) que forma un régimen especular integrado a nivel de la tecnología básica, el sistema óptico diseñado para reproducir la perspectiva quattrocento; integrado al nivel del mito en su intercambio y esfuerzo mutuos de los temas y figuras claves de nuestra sociedad; integrado al nivel psíquico en lo que para nuestra sociedad, saturada de imágenes alucinatorias a un nivel históricamente sin precedentes, se ha convertido en lo fantasmagórico. Me parece que una forma de arte visual verdaderamente involucrada en los términos de esta sociedad en la que vivimos (no en la fantasía de una sociedad anterior, ni en alguna futura utopía perpetuamente pospuesta) debe por necesidad expresar este imaginario vernáculo y empezar como dijo Brecht;“No con las buenas cosas viejas, sino con las nuevas malas.”

Victor Burgin: “The Absence of Presence” en The End of Art Theory, The Macmillan Press, London, 1986.

Otra Mirada



PereJaume
(1)Les lletres i el dibuix, 2004
(2)La segona edat de les obres 11, 2002



“Llámese conocimiento, llámese reconocimiento; de algo podemos estar seguros acerca de esta modalidad, singularmente moderna, de toda vivencia: la mirada, y el acopio de los fragmentos de la mirada, nunca pueden completarse.”


Susan Sontag. Sobre la fotografía




(3) PereJaume, Pintors, 2001.

La ficelle

Hace pocos años nos ha nacido una máquina (…). Esta máquina en menos de un siglo será el pincel, la paleta, los colores, la destreza, el hábito, la paciencia, el golpe de vista, la pasta, la veladura, la ficelle, el modelado, el acabado, lo expresado (…). No se piense que el daguerrotipo mata el arte.
A.J. Wiertz: La fotografía, La Nation, París, 1855.



Instalción Giuseppe Recco (1634 – 1695) y Perejaume